Pemartín Pedro Ximénez

7.99 

Elaborado a partir de uvas de expuestas al sol para su pasificación y envejecido en botas de roble americano durante más de tres años.

3 disponibles

Descargar catálogo

Descripción

Bodegas Permatín

D.O. Jerez de la Frontera

Pedro Ximénez.
Superior a 3 años de vejez media.
Ficha de cata
Color caoba oscuro.
Con aroma de pasificación.
Suave y dulce al paladar, pleno y vigoroso.
Por el sistema tradicional de Soleras y Criaderas.
Maridaje aconsejado, postres, repostería en general.

+ Información

En marzo de 2016, la familia jerezana Espinosa, adquiere las bodegas constituyendo Bodegas y Viñedos Díez-Mérito, volviendo a dotar a la compañía de entidad propia, incorporando viñedos y bodegas de sobria presencia, como la de Bertematí, majestuoso edificio que data de 1770 y la bodega de El Cuadro, en las que la sabiduría de Jerez impregna cada rincón.

Una Bodega en la Denominación de origen Jerez es algo único. En ningún otro lugar del mundo se cría este vino singular con su sistema de criaderas y soleras. La Bodega Díez-Mérito aporta doscientos años de historia con vinos y nombres que conquistarán nuestros sentidos.

En 1876 los hermanos Díez y Pérez de Muñoz comenzaron en Jerez un negocio bodeguero. Años más tarde se les unió su hermano Francisco creando “Díez Hermanos”, fue entonces cuando su majestad el Rey Alfonso XII les concede el título honorífico de “Proveedor de la Real Casa” y con ello el uso del “Escudo de Armas Reales” en facturas y etiquetas.

Más tarde, los herederos de los socios fundadores, adquieren las bodegas “Marqués del Mérito” y, en 1979 las unen a “Díez Hermanos” formando DÍEZ-MÉRITO.

En el año 1981, la bodega pasa a formar parte del Grupo Rumasa, incorporando marcas como Pemartín, la gama de licores Otaola y la marca Bertola.

En 1985 Marcos Eguizabal adquiere las bodegas “Díez-Mérito”, para unirlas con las bodegas de Rioja “Federico Paternina”; formando el grupo bodeguero del mismo nombre “Federico Paternina”.

En marzo de 2016, la familia jerezana Espinosa, adquiere las bodegas constituyendo Bodegas y Viñedos Díez-Mérito, volviendo a dotar a la compañía de entidad propia, incorporando viñedos y bodegas de sobria presencia, como la de Bertemati, majestuoso edificio que data de 1790, que debe su nombre a uno de sus primeros propietarios: el Marqués de Misa, y la bodega de El Cuadro, en las que la sabiduría de Jerez impregna cada rincón. Desde las bellas sacristías donde se catan los vinos y los diferentes cascos de bodega, compuestos de arcadas y bóvedas, donde los vinos reposan y envejecen de manera silenciosa, hasta los patios y jardines que oxigenan a través de puertas y ventanas a las centenarias Criaderas y Soleras donde se puede oler y sentir la fuerza de uno de los vinos más antiguos del mundo; el prestigioso Amontillado Fino Imperial, las cuales se remontan al año 1876.