La Atalaya del Camino 2016

11.25 

La garnacha tintorera tiene la pulpa coloreada, lo que sirve para dar más color al vino. Precisamente su nombre viene de esa cantidad de color que aporta por su pulpa coloreada. En cuanto al color de la piel es azul casi negra.

La uva garnacha tintorera fue cultivada primero en Francia en 1866 por Henri Bouschet (que la había creado en 1855) como un cruce de la petit Bouschet y la garnacha. La uva con mayor rendimiento y un mantenimiento más fácil ganó popularidad entre los productores de vino franceses, especialmente en los años que siguieron a la epidemia de filoxera.  Los agricultores californianos del Valle Central descubrieron que su pulpa era tan carnosa y jugosa que se podía fermentar su zumo hasta en el tercer prensado. En contraste con ello, los vinos hechos de uvas como la chardonnay y la merlot normalmente sólo incluyen el jugo del primer o segundo prensado. En 1928, un lote subastado de 225 vagones de esta uva fue adquirido por un sólo comprador.

12 disponibles

Descargar catálogo

Descripción

Bodegas Atalaya

D.O. Almansa

 

Garnacha Tintorera, Monastrell
Maloláctica y crianza durante 12 meses en barrica de roble francés.
Ficha de cata
Capa alta de color rojo intenso y muy vivo con tonos violetas.
Muestra una potente y compleja nariz, con aromas de frutas rojas y especias.
Original y muy interesante, es de gran estructura, carnoso y equilibrado con largo y muy agradable final de boca.
Maceración fermentativa en depósitos de acero inoxidable durante 20 días aprox. a una temperatura de 25º. Viñedos de altura 1.000 m. uvas seleccionadas, especial tostado de la madera francesa.
Arroces con carne de caza y melosos, legumbres estofadas, setas, caza y aves, cazuelas, pescados y mariscos en salsa, ahumados, quesos curados y azules.

Información adicional

Tipo de uva

,

Denominación de Origen

Tipo de vino

+ Información

Bodegas Atalaya es el proyecto de Gil Family Estates, en el que participa junto a la familia López de El Pilar de la Horadada, en la Denominación de Origen Protegida Almansa, situada al este de la provincia de Albacete, entre Valencia, Alicante y Murcia, en la zona de tránsito entre la meseta castellana y el mar Mediterráneo. La primera cosecha de Bodegas Atalaya se remonta a la añada 2007, desde entonces se ha ido avanzando en las instalaciones e investigando en la elaboración de las variedades Garnacha Tintorera y Monastrell hasta dar forma a la actual gama de productos, que reflejan el carácter y la personalidad de la tierra que le dan las variedades más emblemáticas de la zona. Bodegas Atalaya mantiene así la impronta que el grupo Gil Family Estates quiere reflejar en todos los vinos de su portfolio, mostrar la esencia más genuina de las áreas vitícolas de donde proceden.

 

Tanto las instalaciones de la bodega como parte de los viñedos de la propiedad se encuentran a 3 Km. al norte de Almansa en suelos fundamentalmente calizos y a una altitud sobre el nivel del mar de 700 metros. La estructura principal de los viñedos de la propiedad está distribuida en distintas parcelas compuestas, en su mayoría, de viñedos viejos de Tintorera y Monastrell, situados entre los 700 y 1000 metros de altitud. La zona es de Clima Continental y los terrenos, de fertilidad baja, con unas precipitaciones que están por debajo de los 350 mm anuales, son idóneos para rendimientos bajos, por lo tanto, alta calidad del fruto y gran concentración de color y aromas en los vinos. La dirección técnica está a cargo de Frank Gonzales, enólogo australiano de origen español.

Destacable

Vanitatis, el portal de vinos de El Confidencial, dedica un reportaje a Bodegas Atalaya cuyo título: “Laya, La Atalaya y Alaya,  grandes tintos de Almansa con un ADN difícil de domar” resume la intencionalidad del mismo, destacar el trabajo que se está llevando a cabo en Bodegas Atalaya-GFE para poner en valor los vinos de Garnacha Tintorera. “Laya, La Atalaya y Alaya. Estas tres palabras sometidas al régimen de la coincidencia corresponden a los nombres de los tres tintos de Bodegas Atalaya, un proyecto de elaboración de vinos de calidad -mucha- situado en Almansa, en Albacete, muy cerca de Jumilla, donde tiene su fortaleza la familia que lo elabora, los Gil, los creadores de Juan Gil, ¿te va sonando ya? Sí, ¿no? Ese vino que está rompiendo moldes, poniendo Jumilla en el mapa mundial del vino, y que lo mismo te lo encuentras en un restaurante de paso en la propia Jumilla que en el restaurante más chic y loado, o copando una estantería de los míticos almacenes Harrods en Londres. Todo un triunfo para Jumilla (…) Pues esa misma fórmula que tan buenos resultados les está dando a los Gil aquí la han aplicado también unas decenas de kilómetros más al norte, en Almansa. Una fórmula basada, a grandes rasgos, en trabajar con viñedos viejos, recuperar uvas autóctonas, dar una imagen moderna a las etiquetas y ser competitivos con el precio final” explica Berto Monteblanco en su articulo para Vanitatis. “ Pero, además, en el proyecto de Almansa, el de La Atalaya, añaden un matiz que lo convierte en uno de los proyectos más atractivos de los que han nacido en España en la última década: la garnacha tintorera y el trabajo en viñedo.