Juan Gil 4 Meses (Etiqueta Amarilla) 2018

6.05 

De los viñedos localizados en los alrededores de nuestra bodega a una altura de 700 metros al noreste de Jumilla, se obtienen las uvas de Monastrell con las que producimos este vino con una corta crianza en roble francés y americano.

6 disponibles

Descargar catálogo

Descripción

Bodegas Juan Gil

D.O. Jumilla

Monastrell.
Ficha de cata
Vino de color rojo picota intenso y vivo.
Potente en nariz, limpio y complejo destacan aromas frutales muy atractivos con toques de fruta madura y recuerdos de madera nueva.
Bien constituido en boca, de buena estructura, vivo y sabroso, con cuerpo, equilibrado, con un agradable paso por boca y de muy buena persistencia.

Maceración-fermentación en depósitos de acero inoxidable a una temperatura controlada. Tras la fermentación malolactica y su paso por una corta crianza en roble francés y americano dependiendo de las características de la cosecha, ha permanecido en depósito de acero inoxidable hasta su embotellado.
Ideal para acompañar arroces, guisos, legumbres, setas, estofados de carne, embutidos, morros y manos de cerdo, asados variados, quesos de corta y media curación, carnes blancas y rojas en salsa, parrilla o plancha.

Información adicional

Tipo de uva

Denominación de Origen

Tipo de vino

+ Información

Desde que en 1916 Juan Gil Jiménez construyera la bodega, una sola idea ha movido a las sucesivas generaciones que se han hecho cargo de ella: “Hacer un buen trabajo y llevar con orgullo el nombre de su marca”.

Juan Gil Guerrero, hijo del fundador, primero, y su nieto Juan Gil González, después, mejoraron y consolidaron la bodega, aplicando los conocimientos tradicionales del oficio transmitidos de padres a hijos. Actualmente, la cuarta generación enlaza la tradición con la revolución técnica, es la que recoge los frutos del trabajo de sus predecesores: “El reconocimiento internacional a la calidad de sus productos resumidos en el nombre Juan Gil”.

En este lugar de clima extremo y fuertes contrastes se encuentra nuestra bodega.

Veranos calurosos de sol intenso, inviernos largos y fríos, diferencias de veinticinco grados entre el día y la noche, ausencia casi total de lluvia que alivie un terreno seco y pedregoso. Son los rasgos de esta tierra que nos dan carácter, los que marcan a nuestra gente y a sus vinos. Una forma de hacer las cosas.

Sus viñedos están situados entre 700 y 850 metros de altitud, sobre un suelo arenoso y calizo, pedregoso en la superficie y muy pobre en nutrientes, con una gran capacidad de retención de la poca agua que recibe. Es el reino de la Monastrell, variedad propia de la región, presente de forma exclusiva o en un porcentaje muy alto en todos sus vinos.

La situación de la bodega junto al viñedo permite el seguimiento exhaustivo de la evolución de la uva, condición necesaria para la obtención de un gran vino. Dentro las bodegas albergan la más moderna tecnología vitivinícola, con un riguroso control de la temperatura de vinificación, depósitos de acero inoxidable y excelentes condiciones en todo el proceso, que garantizan la alta calidad por la que sus vinos han obtenido importantes reconocimientos nacionales e internacionales. Bartolomé Abellán es el enólogo de la bodega y el encargado de coordinar al resto de las direcciones técnicas del grupo GFE.

Las bodegas se diseñan para operar como instalaciones sostenibles, de acuerdo a una filosofía “eficiencia energética y aprovechamiento de los recursos”, que marcan la actividad a lo largo de todo el ciclo productivo y que responde a la necesidad de buscar siempre la excelencia en procesos y productos.