Clio 2017

34.54 

Clío puede presumir de haber transformado Jumilla y la monastrell, uva de vino español más asociadas al mercado de los graneles. Se trata de un monastrell acompañado por un 30% de caberbet sauvignon que se muestra vigoroso, enérgico, uno de esos tintos que no deja indiferente.

Han pasado años y Clío ya no tiene nada que demostrar, en el buen sentido de la frase. Han crecido bien año a año. Fue concebido para demostrar que se podían hacer tintos de primera línea en Jumilla, y lo han más que conseguido.

2 disponibles

Descargar catálogo

Descripción

Bodegas El Nido

D.O. Jumilla

 

Monastrell, Cabernet  Sauvignon.
Barrica 22 meses roble francés y 26 meses roble americano.
Ficha de cata
Rojo cereza muy cubierto con borde granate.
Intensa nariz de frutos maduros, zarzamora, arándanos y fruta confitada, notas de café tostado, cacao, regaliz, fino y elegante.
Sabroso y potente posee una gran estructura, taninos concentrados y dulces, multitud de agradables sensaciones, largo, elegante y dulce final. Potencia, carnosidad, sabor y opulencia.
Maceración-fermentación en pequeños depósitos de acero inoxidable y barricas. Fermentación maloláctica y posterior permanencia en barricas nuevas de roble francés y americano durante 22/26 meses.
Por sus características organolépticas es un vino que puede acompañar a una gran diversidad de platos, arroces, todo tipo de carnes, asados, carnes de caza mayor y menor, aves, estofados… ideal para la sobremesa y determinados tipos de postre.

Información adicional

Tipo de uva

,

Denominación de Origen

Tipo de vino

+ Información

Los primeros pasos de esta bodega empiezan a dar sus frutos a finales del año 2001, como resultado el acuerdo de colaboración entre la Familia Gil y Chris Ringland, uno de los mejores enólogos australianos.

La primera cosecha que se comercializa es la correspondiente a la añada 2002 bajo las marcas El Nido y Clío.

En la campaña 2009 se elabora la primera cosecha de Corteo que completa la actual gama de vinos de Bodegas El Nido.

La bodega está enclavada en el Valle de la Aragona, 10 kilómetros al norte de la ciudad de Jumilla, dentro del “término de arriba”, llamado así́ porque es la zona de mayor altitud dentro del término municipal de esta ciudad. Viñedos a una altitud aproximada de 700 metros bajos rendimientos y extrema selección.

Los viñedos, situados en el entorno de la bodega, en su mayoría, están plantados sobre suelos muy calizos y pedregosos en su superficie. En el subsuelo, a unos 30/40 cm. de profundidad, se encuentra una capa de tosca (piedra caliza de media consistencia) que cubre toda la extensión del viñedo, su espesor ronda entre los 15 y 30 cm. y debajo existe un terreno muy arenoso hasta el que se extienden las raíces. La altitud varía entre los 700 m. y los 850 m. sobre el nivel del mar. Están compuestos por pequeñas parcelas con un total de 32 hectáreas de la variedad Monastrell, de viñedos muy viejos y algunos casi centenarios, 12 hectáreas de Cabernet Sauvignon y 1,8 hectáreas de Syrah, plantadas en suaves colinas que miran al norte.

Las uvas con las que se obtiene este vino provienen de 12 Ha de viñedos de Cabernet-Sauvignon y 32 Ha de viñedos muy viejos de Monastrell con un rendimiento muy bajo. Son vendimiadas en pequeñas cajas para prevenir posibles daños, posteriormente son clasificadas en una mesa de selección. El vino ha permanecido durante 24 meses en barricas nuevas de roble francés y americano para obtener su nivel de complejidad

Destacable

Seguramente cuando salió por primera vez más de uno lo miró con prejuicios, desconfiando, hasta con envidia… ¿Vinos de Jumilla elaborados con monastrell dispuestos a codearse con los más grandes?

Clío demuestra la buena forma en que está esta bodega, Bodegas El Nido, el segundo proyecto de los Gil (creadores de Juan Gil) en su feudo, Jumilla. La verdad es que no conocemos a nadie que le hayamos dado este vino a probar y que no le haya gustado. Es más, suele despertar auténticas pasiones. La clave seguramente está en una combinación particularmente acertada de intensidad, madurez y sensaciones voluptuosas en el paladar. (por  vanitatis)

 

Su hermano mayor, “El Nido 2004”, de Bodegas Nido, –cuya añada 2002 había alcanzado 96 puntos- alcanza lo inimaginable: 99 puntos Parker, algo que muy pocos vinos españoles habían conseguido hasta entonces. El Nido es resultado de la colaboración en 2001 entre la Familia Gil y Chris Ringland, uno de los mejores enólogos australianos, que sigue vinculado a la bodega. El Nido sería el primer vino de Jumilla, que figura en la historia como uno de los diez mejores vinos de España.